El fenómeno de Jordan

El fenómeno de Jordan

0
Clásica sudadera Jordan

Michael Jordan nació en Nueva York en 1963, y en ese entonces era imposible predecir que se convertiría, no sólo en el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, sino además en un fenómeno cultural que trasciende las barreras deportivas para convertirse en parte del inconsciente colectivo mundial. Muchos son muy jóvenes para recordar que, cuando Michael Jordan llegó a la NBA, Converse era la marca dominante en los zapatos deportivos y productos patrocinados entre las estrellas de la liga de baloncesto más importante del planeta, y Nike era una empresa que luchaba por mantener el cuello sobre el agua. Hoy en día toda la ropa de la marca Jordan ha trascendido al deporte y se encuentra a cada rato en la calle.

Con la llegada de Jordan, se gestó un matrimonio hecho en el cielo, que desde su arranque produjo una explosión en el mercado sin precedentes, no sin una ayuda inesperada de la mismísima NBA. Debido a que el color de las zapatillas Air Jordan originales, no cumplía con las reglas de aquél entonces en la NBA, la liga le prohibió a Michael Jordan usarlas, dándole a Nike en bandeja de plata la oportunidad de decir que Michael Jordan y sus zapatillas eran tan buenas, que la liga las prohibió por representar una “ventaja injusta”. Después de esa campaña, comenzó el imperio de la moda

En el mundo de las sudaderas, el “supremo” es Jordan

Si bien el buque insignia de los productos Nike de Jordan fueron los zapatos deportivos, hoy en día son las sudaderas, cuyo uso va mucho más allá de una simple prenda para hacer ejercicios, ya que sus diseños  tienen un valor estético tan importante, que se pueden ver en casi cualquier actividad de la vida diaria en la ciudades, considerando que traen además consigo la comodidad característica de la ropa deportiva. En pocas palabras, en el mundo de las sudaderas, no hay nada más valorado que una Jordan.   

Los productos Jordan son muy usados por las mujeres

El uso de las sudaderas Jordan igual que el resto de su línea y que el propio Michael, es un fenómeno cultural que no tiene fronteras. Tampoco tiene género. Las mujeres abarcan gran parte del mercado de los sweatshirts de Jordan, con un montón de diseños que tienen gran aceptación en la importante “otra mitad” del mercado. Así como el baloncesto es un deporte de ciudad, la línea de sudaderas Jordan tiene un toque urbano que no discrimina en edades y géneros, siempre soportados por la calidad que Michael Jordan y Nike trasladaron de las canchas, a las casas de millones de consumidores.

Muy pronto Betsuites tendrá su propia línea de sudaderas, esperando emular en calidad y diseño el gran producto que de las Jordan. Mientras tanto, seguirás viendo las sudaderas Jordan en todos lados, ya que su aceptación difícilmente disminuirá, y con suerte podrás verlas incluso en tu propio armario. Jordan podrá haberse retirado de las canchas a principios de siglo, pero su impacto en el baloncesto y en la forma de vestir del mundo se extenderá seguramente mucho tiempo después de que nos hayamos ido. Antes de irme, disfruto de mi sudadera Jordan por todo lo alto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

0 comentarios

Deja un comentario